14/4/10

Nocilla Experience, sin más


Que mejor forma de acercarse al epicentro que la propia experiencia: Nocilla Experience.
Tengo que admitir que en este caso fue el estruendoso ruido que se produjo alrededor del autor Fernández Mallo y su nocilla´s word, lo que me atrajo, pues lo cierto es que no había leído nada al respecto.
Un poco desorientado choqué con el cultural en su número de marzo referente a los detractores y defensores del fenómeno Nocilla. Esto acrecentó mi curiosidad, lo que dio paso a hacerme con Nocilla Experience, a leer el artículo sobre dicho fenómeno y lo que tenía que haber hecho desde el principio: leer el libro.
Como la virtud está en el equilibrio y la moderación, de forma subjetiva me sitúo por un lado junto a los detractores, quienes afirman que no hay nada nuevo. No me ha sorprendido nada ni la forma de escribir ni la originalidad de cada pasaje. Pero me ha gustado y en algunos capítulos mucho.
En ocasiones me sitúo al lado de los defensores ya que si es cierto que dentro de sus páginas, esta actualizado absolutamente, en relación a la vida cotidiana, la influencia de las nuevas tecnologías, las relaciones personales, et cétera. Algo que me gustaría añadir, es que una de las críticas que se lanza es la de estar carente de cualquier tipo de profundidad. Es cierto que son escenas muy plásticas y visuales, sin embargo también es cierto que en la cotidianidad, en pequeños gestos y en breves diálogos también hay una amalgama de sentimientos y en ocasiones de ideologías y principios que no siempre precisan de obras voluminosas y personajes perfectamente definidos psicológicamente.
Lo recomiendo, ¿por qué no?. Fácil de leer, astuto. Tal vez una breve versión de Viktor Pelevin.

2 comentarios:

Laura dijo...

Interesante, ya te diré que me parece.

Borde dijo...

He leído las tres nocillas. No me gustaron. Y la filosofía que hay por debajo me parece floja. En algún sitio he leído al Sr. Fernández diciendo que "para escribir novela siempre estamos a tiempo". Ehhhh..., no sé cómo decirlo... pero no, no puede ser... siempre se han contado historias, y siempre se contarán. Es como el hecho de no ser capaz de contar algo nuevo o lo mismo de siempre pero de una forma nueva implique que "la novela ha muerto". Las nocillas no son novelas, no son ensayos, son... ¿blogs? Pero los blogs no se publican en papel, se publican en internet, y nadie cobra por que lean su blog... me voy por las ramas, pero me gustaría que alguien opinara sobre esto, alguien que se haya leído las tres nocillas y que tenga la impresión de que el vídeo que está en el blog de Fernández es un mal remedio a la imposibilidad de "embeberlo" (como se dice ahora)en algún sitio entre la portada y la contraportada. Me pareció mucho más original "Generación X", con los dibujos y las notas en los márgenes. Qué le vamos a hacer.