9/6/10

El duelo de Joseph Conrad

No soy admirador de Joseph Conrad, o no consigo entenderlo. Cada vez que me he acercado a sus obras ha sido con bastante escepticismo y siempre con una equis que me marcaba el origen. Dejando a un lado Muerte en Venecia, que no me parece sino un mero entretenimiento del que conseguí obtener un valor importante a raíz de su versión operística, tanto El corazón en las tinieblas como El duelo, son metas de dos películas que me fascinaron.
Después de disfrutar una y otra vez de Apocalypse Now y Los duelistas, esa incertidumbre intelectual me llevó a la búsqueda del origen mismo de sendas películas, esa idea primigenia. En ninguno de los dos casos conseguí encontrarlas. Es cierto que me sentí transportado a cada época, pero nada más. Tal vez no sepa leer a Joseph Conrad.
Sí que he podido definir de forma más clara, esa diferencia, o tal vez una de tantas, que conforman la diferencia entre escritores clásicos y contemporáneos. En El duelo la trama transcurre en el mundo exterior, pero se analiza principalmente y de forma lenta e intensa su impacto en los sentimientos y el intelecto de sus personajes, mientras que en la siguiente novela con la que estoy ahora, Pudor, todo ocurre por y para el exterior, en tercera persona, de forma rápida, espontánea y trivial.
Grazie J.C.