25/7/14

Nos vemos allá arriba



Después de leer algunas referencias muy buenas con respecto a este trabajo de Pierre Lemaitre (Premio Goncourt) me animé a saltarme el orden que tenía establecido, y principalmente por su temática, lo puse el primero de la lista. 

No me defraudó en ningún momento.

Me encanta analizar la primera frase de los libros y esta ya apuntaba muy alto: "TODOS los que pensaban que aquella guerra acabaría pronto habían muerto hacía mucho tiempo." Personalmente el tema de la Gran Guerra me parece muy atractivo y debo decir que P. Lemaitre nos transporta a la insoportable levedad del ser, en este caso de los miles y miles de soldados que una vez acabada la guerra no se sabe donde ubicarlos ni que hacer con ellos. Que muchos se encuentran mutilados y que el trauma les obliga a bombardear cualquier conversación, por muy coloquial que sea, con el recuerdo y las vivencias de la guerra. El escritor nos sitúa una y otra vez en un limbo muy frágil, tanto que en ocasiones nos hace perder un pie para casi caer a la desesperación y el abandono.

La pobreza, la desesperación y la diferencia de clases sociales se encuentran muy definidas, y algunos que pensaban que al igual que en las trincheras todos somos iguales, quedaban desengañados al observar que en la vida cotidiana esto no era así, sin contar con aquellos despiadados que se aprovechaban de la situación y la muerte de otros soldados para sacar el máximo rendimiento a una situación y enriquecerse sin escrúpulos.

En términos generales me atrevo situar el equilibrio de la trama en la línea de las mejores del maestro Dumas, pero regados con un realismo aterrador y palpable. La línea argumental es continua y real, sin saltos ni arreglos de última hora, los acontecimientos se suceden de manera natural y las causas y consecuencias son las que te hacen engancharte para no poder dejar de leer el libro hasta altas horas de la noche.

Me sujeto una y otra vez para evitar dar ningún detalle de la obra así, pues es una sucesión de acontecimientos, una cadena con todos sus eslabones bien unidos y alineados, aunque no puedo acabar esta reseña sin hacer mención a las primeras hojas de libro, en las que la descripción de una seudo muerte por asfixia al estar enterrado vivo por un obus de gran magnitud me supuso tal angustia y agobio físico y real que me pareció espectacular, únicamente comparable a la pluma psicológica del maestro Dostoievski.

Debo añadir que comencé a leer el libro en ebook, pero fue tal la sensación que me produjo que pensé que un libro como este merecía ser leído en papel.